Translate

sábado, 22 de septiembre de 2012

El hacia donde nunca importó, y si lo hizo, nosotros nunca nos dimos cuenta.


city, moon, photography, road
http://www.youtube.com/watch?v=H2-1u8xvk54 Escuchad
mientras leéis.
                                           
Alessandro Baricco escribió es su libro Esta historia, una frase; Porque el corazón de los hombres no corre recto, y no hay orden, tal vez, en el caminar. Y lo nombro, porque no entendí lo que dijo, o si lo entendí, no quise entenderlo, o puede que no oyera las voces de fondo que susurraban asombrados como una carretera podía esconder tantas palabras bajo el asfalto, pero yo si lo sé, porque las he escrito, porque he sentido como siempre es mejor subirse al coche, sacar la mano por la ventanilla y acariciar el aire, porque siempre ha sido mejor girar la cabeza, ver a la persona que conduce en su máximo esplendor, mi padre me enseñó a amar la carretera y no hizo falta que dijera nada solo "Cambiemos la rutina, vayamos lejos, volveremos para cenar.", no hacía falta preguntar a donde, ni siquiera importaba la hora a la que saldríamos, nunca importó si tenías hambre o si no, nunca importo que hubiera gente fuera o si el desierto había acabado con todos, nunca importo el paisaje, ni siquiera el viaje, nunca importó nada que no fuera mi imaginación subida en un caballo recorriendo los prados segados. Las curvas eran todas iguales y todas hermosas, asombrosas en su totalidad, cuando el sol se colaba por las ramas de los pinos, el ronroneo del coche, siempre tan imnotizante, solo se escuchaba el espectáculo invisible del aire con sus piruetas, de fondo el viaje propio de pájaros buscando un sitio más cálido, si yo te dijera todo lo que he llegado a pensar, imaginar, reflexionar en esas carreteras, autovías, aeropuertos... Todos esos colores... conducir debería ser un arte, pero ya lo es. Yo he llorado en un coche y he visto como los kilómetros te secaban los pómulos enrojecidos y como la voz del conductor te decía "Si quieres volvemos atrás", pero yo nunca lo hacía, siempre me iba siempre volvía, y ahora el conductor ha cambiado y las palabras las escribo para jamás dejarlas en el olvido.
Yo no me merecía ese final, tú tampoco, nosotros no. Ya no se puede volver atrás, pero si no lo hice antes, no lo haré ahora. Aunque desmentiré la frase Nunca es tarde, porque hay veces que si que lo es, si que lo es... Y entonces te quedas sola en el final de la meta, se ha ido todo el mundo pero tu sigues ahí, esperando que el ganador corte la cinta roja. Algún día caminaré a buscar al corredor perdido, en linea recta como escribió Alessandro, aunque siempre será verdad lo que también escribió; el corazón de los hombres nunca caminará con nosotros, ni correrá en linea recta; se estrellará con el coche en algún árbol y escapará sangrando por algún bosque verde, el hacía donde... nunca importó.

3 comentarios:

  1. hola¡¡¡¡
    me gusta mucho tu blog y te sigo nos seguimos mutuamente?¿
    http://mundossobretinta.blogspot.com
    besos:3

    ResponderEliminar
  2. Wow! el detalle de la música me ha encantado, el texto me parece increible me ha hecho pensar un buen rato sin duda fantástico! :D
    Un beso, me paso :)
    http://believebreathedream.blogspot.com.es/
    Pd: Keep Calm and Carry On ∞

    ResponderEliminar