Translate

sábado, 27 de octubre de 2012

Cuando lo hayas encontrado, anótalo. (Charles Dickens)

Los cortes en las manos no dolieron tanto como ese viernes por la noche. Pequeñas fisuras echas con tus propias uñas arañando tu propia piel.
Pretender ser algo que no eres al final te acaba doliendo, pretender ser quien eres y aún así no sentir que no eres nada, eso, no te acaba doliendo, te duele, justo en el momento en el que acabas de pensar el porque caminas más deprisa que los demás.
"Si sigo la luz que considero más brillante, no lo creeré...". Solo se han escrito un par de lineas en su diario, no encuentra palabras, no llegan ellas y está cansada de buscarlas. Los problemas parecen menores cuando los que los provocan se mantienen lejos, pero las cosas son así, crees que lo has superado, que no te importa, hasta que te lo restriegan por las narices y entonces... el problema parece real.
-Hay gente a la que no le gusta leer.
Supuso que entonces es que aman tanto su vida que no necesitan evadirse de ella, que la necesitan siempre, porque se sienten orgullosos de ser quienes son. Les envidió, porque lo primero que hizo al llegar a casa fue tirarse en la cama y antes de empezar a llorar, alargó el brazo hasta la mesilla y leyó, y sus problemas, complejos, equivocaciones, voces, críticas, reproches, verdades, mentiras, todo, fue menos, incluso mucho más que menos, dejaron de existir, y fue una Brie, con los problemas de Brie, con la diferencia de que Brie tenía un don, un destino y oportunidades de conseguirlo todo.
Todos merecemos las oportunidades de Brie, todos queremos volver a empezar, cambiar lo que ya está echo y hacerlo de nuevo. Recuerda que no disfrutó de todo lo suficiente, que aunque lo haga ahora, no quiere decir que le devuelvan lo que ya perdió.
Y es que lo perdido no tiene vuelta atrás. Adelante ríete, ríete como se rió ella después de escribir que el mundo estaba mal repartido, ríete como se rió ella al verse tocando un piano al solo podía acariciar puesto que tocar no sabía ni quería, porque saber que la magia no existe hace que la magia desaparezca. Ella escupe a la magia, porque pidió magia y le vino disfrazada de muerte y ninguna resurrección. Adelante ríete, ríete como se ríe ella al saber y percatarse de que su espejo la engaña igual que engaña al resto del mundo.
Ese viernes noche, no lloró, se rió tanto que le dolieron las entrañas y no pudo casi respirar con normalidad. Lo mejor de todo esto es que se rió de sus propios cortes en las manos, pensó que en su reino no había nadie que le dijese lo que tenía que ser ni lo que tenía que pensar, que si ellos pensaban que mandaban por encima de ella, pensaban mal.

niño, niño y niña, cigarrillos, Dolly Parton, niña, amor
Se durmió pensando que había alguien que reía con ella.
                                                       

1 comentario: