Translate

domingo, 11 de noviembre de 2012

No hicimos las normas adecuadas, ahora hay muchos "deberíamos".

No tenía motivos, en absoluto los tenía.
Hablaba, de vez en cuando sacaba una sonrisa de debajo de la camisa y no podíamos verle bien. 
Pero no tenía motivos, no creo que los tuviera y mucho menos que los mereciera. 
Lucía era una persona a la que no le gustaban los abrazos, pero ella la abrazaba siempre que la veía, siempre que recordaba que quien huye de algo bueno es que le tiene miedo y ella era una experta en eso de enfrentarse al miedo porque le gustaba superarlos, le gustaba sentir como el corazón se acelera, había veces incluso que las piernas no le respondían y la cabeza le iba a mil por hora pensando en soluciones a problemas que no conllevaban respuestas razonables solo actos sin razón ni reflexión, aunque había un problema; era capaz de enfrentarse a todo menos a decir lo que siente en voz alta, ¿se avergonzaba de lo que sentía, de lo que era y de lo que pensaba? Puede ser, nadie la entendía.
Eso es lo divertido de la vida, vivir y sentir que vives, eso era lo mejor, pero igualmente seguía sin tener motivos. Pues los motivos se ganan a base de hablar durante horas delante de un espejo para ver si suena convincente o no, y no sonaba convincente ni siquiera sonaba a nada.
En el mundo sucedía algo memorable una vez cada cien años, o dos. Pero algo memorable en la vida de alguien era difícil que sucediese porque las probabilidades eran escasas, y las opciones ilegibles, gotas de lluvia habían borrado las letras y solo había borrones en papeles codiciosos. Codiciosos porque querían más de lo que podían darle la gente que tachaba con pulso tembloroso y ojos dudativos.
Ella solo fue un error, nació siendo error y creció sabiéndolo y nunca pareció importarle, hasta que alguien se le ocurrió decírselo. No tenía motivos, y si los tenía... ¿porque los dijo? Sus palabras se le clavaron como en una dictadura las normas de otros, sin poder decir nada, sin poder revelarse, tan solo callar, sin votar en una urna si deberían haberse dicho o no... Cuando no tienes elección te dedicas a abrazar lo que te parece justo, así que ni ella ni él (por decir algún pronombre, que solo sustituía al nombre) ni si quiera Lucía tenían motivos por los que decir que no ni a un abrazo ni a un silencio suplicado. Quien habla de oportunidades no sabe lo que dice, porque no se puede arreglar el error de haber nacido, nadie elige nacer, se puede llorar de muchas formas y maneras, pero llorar sabiendo que lo vas a seguir haciendo toda tu vida es más duro que llorar sabiendo que mañana puede que el sol salga por encima de las nubes, intentando ser fuerte y jamás derrumbarse delante de nadie, nunca, nunca, ser débil y aún así no estás lo suficientemente presentable, ¿lo peor de llorar? No saber si lo vas a seguir haciendo por el mismo motivo y con la misma fuerza siempre o si algo cambiará algún día.
¿Lo peor de no tener motivos? No tener la suficiente fuerza como para decir en voz alta lo que eres y así que otros no lo digan por ti.
No quiero nunca más sentirme así, tampoco quería sentirse así ella, ni él, ni Lucía, ni toda la gente que en el parque se divertían jugando entre las sombras de sus risas efímeras, nadie quiere sentirse así.
 ¿Así, cómo? 
Pues como si cuando dejases de respirar, nadie se diese cuenta, y como si al cerrar los ojos pudieses arreglar el error de haber nacido, así. Incluso lo puedes comparar a lo que siente la escarcha cuando se acartona en los cristales de los coches y los parabrisas en un movimiento mecánico se quitan de encima noches de heladas, así, como si no hubiese significado nada.

Nadie tiene motivos para mentir, ni siquiera para decir la verdad, no tenemos motivos para herir a alguien, eso, eso debería estar prohibido a cadena perpetua de arrepentimiento eterno.

                               

Si se pudiesen contar chistes de algo que no tiene sentido pero que tiene motivos para ser dicho esto debería hacer reír.

P.D1: Todos deberíamos tener una oportunidad para amar bien o para volver a amar.
P.D2: Todos deberíamos coger la luna con el puño de una sola mano.
P.D3: Todos deberíamos tener el suficiente tiempo como para ser joven eternamente, y aún así morir siendo alguien eterno en las páginas de algún libro épico.
P.D4: Todos deberíamos tener la opción de recordar lo que olvidamos.

3 comentarios:

  1. ¿se avergonzaba de lo que sentía, de lo que era y de lo que pensaba? Puede ser, nadie la entendía.
    Me siento identificada /:
    Sobre la P.D1; en mi caso sería para volver a amar, pero lo dudo, lo intenté y me volvieron a dejar en el piso.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta la idea, y realmente creo que tienes razón :) hay muchas cosas que deberías poder recordar siempre parar no cometer los mismos errores!
    Un beso, me paso :)
    http://believebreathedream.blogspot.com.es/
    Pd: Keep Calm and Carry On ∞

    ResponderEliminar